Cómo poner Voz a tu Movimiento

Tras muchos años dormida y utilizando mi cuerpo como un objeto al que embellecer para que los demás me aceptaran, yendo al “gim” durante 3,4 incluso 5 horas diarias, mi cuerpo comenzó a darme señales de alarma:

Un buen día me quedé inmovilizada en mi cama al despertar con un fuertísimo dolor en la parte baja de mi espalda que me impedía moverme. Tras llorar, enfadarme conmigo misma y un largo “más”, aburrida y con un montón de pastillas que anestesiaban mi dolor, decidí actuar y comencé a investigar.

Primero busqué en mi amigo cuántico (ordenador) remedios para aplacar mi dolor y encontré a Lea Kaufman de Movimiento Inteligente, (más abajo la presento).

Soy profesora de yoga y como tal mi perfección o mejor dicho el “control” no me permitía tener un dolor:

¿Como una profesora de yoga podía tener este tipo de lesiones? ¡lumbago! Vaya timo de profe que soy.. pues resulta que a través de ese dolor que me paró en seco pude darme cuenta entre otras cosas que tenga dolor o no, no me convierte en una mala profesora y que los errores son ensayos, aprendizajes.

Tras este episodio, empecé a formarme en Movimiento Inteligente y salió todo lo que estaba taponado (como cuando se guarda rencor y luego se escupe todo de golpe). Y  comprendí que mi movimiento no tenía “sentir”, que esa consciencia estaba preparada para decirme que mi cuerpo me decía lo que mi mente no quería escuchar¡¡

PARA y OBSERVA

Y ¿qué vino después? pues abrí la llave de mi consciencia corporal. Comencé a interesarme por el movimiento con una actitud diferente, leer, hacer cursos, y experimentar diferentes aprendizajes somáticos que me enseñaron a adentrarme en un mundo llenito de posibilidades. Aprendí a hablar con mi cuerpo y ya hace más de 5 años que no he vuelto a tener ningún dolor, y si existe alguna molestia paro y le escucho y hablamos un rato.

Lo que uno siente no se puede elegir. Sientes lo que sientes y punto, te guste o no. Lo que sí podemos elegir es nuestra actitud sobre lo que hacemos con lo que sentimos. Así que me puse en marcha y resulta que lo que vi es un diamante en bruto que necesitaba ser pulido. Mi Yo interno; mi Ser. Y aquí me encuentro, entre bastidores. Falta lo que falta para terminar de pulirme, pero disfruto enormemente haciéndolo.

Hace mucho tiempo leí una historia Real, que me puso los pelos de punta. Se trata de Gindler.

Ella fue una maestra de la educación física que cayó enferma de tuberculosis con la temprana edad de veintitantos años.  Los médicos de entonces le aconsejaron retirarse al aire puro sus últimos días. No contenta con este diagnóstico, Gindler intuyó que si lograba, con quietud y paciencia ser capaz de sentir algo de sus propios procesos internos y descubrir formas para estimular la curación en lugar de obstaculizarla, podría sanar.

A través de su intuición se convenció que debía volverse tan sensible a su respiración, de forma que pudiera permitir que el aire penetrara solamente en el lado sano de sus pulmones, mientras que la parte seriamente afectada permanecía en descanso. Entrega total a la respiración. Esto significó un despertar de su propia flexibilidad muscular así como de sus procesos internos.

Significaba un estado de alerta de todo el sistema nervioso sensorial, pues cualquier excitación del organismo tiende a originar una reacción en el organismo entero. En el transcurso de un año se había curado a sí misma para asombro de los médicos académicos que la habían atendido.

Este relato muestra que cuando uno habla con el cuerpo, regresa al aprendizaje de volver de nuevo a escucharlo y a confiar en él, pues nos ofrece misteriosas oportunidades. La propia enfermedad es un grito. El cuerpo busca continuamente un equilibrio sea cual sea  Creo firmemente que antes de ese grito, susurra y va alzando la voz que muchas veces uno no quiere escuchar, o no sabe cómo hacerlo.

Tengo la certeza de que el cuerpo nos habla y lo hace a través de experiencias. De hecho tiene toda la historia personal y ancestral grabada en las células. Se sabe que la mente y cuerpo son un equipo y como tal se mueven.

Cuando la mente no puede más acude al cuerpo como ayuda, o viceversa; cuando el cuerpo no puede más, le pide a la mente que lo ayude. Es como si se dijeran entre ellos: “yo no puedo, hazlo tú”. Lo que tengo claro es que es un equipo de una misma unidad y cuando trabajan juntos en armonía todo es armónico y coherente.

El cuerpo es tu mejor empresa, y así como en una empresa, cuando uno de los trabajadores está de baja o ausente, otra persona ha de hacer el trabajo de esa ausencia además del propio o conseguir una persona adicional.

En el movimiento pasa lo mismo, si cuando uno se mueve, solo está atento a una parte del cuerpo que toma la acción y el resto se encuentra ausente, habrá algún otro lugar en el cuerpo en el que se esté trabajando de más; (parásitos en la acción) y seguro que habrá “pistas” como por ejemplo exceso de tensión e incluso dolor.

La pregunta es, ¿las escuchas?. A  mi me gusta sentir que toda la atención se reparte entre la fortaleza de mi cuerpo en movimiento en el que la respiración es el jefe.

Desde mi experiencia para poner voz a un movimiento necesitamos saber que la base del sonido es el silencio y la base del movimiento es la quietud.

Cuando entrenas la atención con cada expresión de movimiento con el que hemos aprendido a saludar al mundo, a enfrentarnos a él, o a lo que nosotros mismos nos hemos puesto para ocultarnos con sus raíces bajo la superficie, empieza a desvanecerse la máscara, dando lugar a una atención en desuso y una tranquila paz y armonía.

Pon voz al movimiento insta a sentirte antes de pensarte, a verte antes de mirarte, a silenciarte antes de hablarte, y a aquietarte antes de moverte.

Algunos de mis mentores que en algún momento me dieron la mano, les hice la pregunta: ¿Como pones tú voz al movimiento en tu día a día?, y he aquí las respuestas de algunos de ellos. A todos ellos  ¡¡GRACIAS!!

Lea Kaufman

Lea Kaufman: creadora de LK Movimiento Inteligente entre otros, con ella me formé, su valentía para crear herramientas vanguardistas y su conocimiento no tiene límites¡¡ es una caja de sorpresas¡¡ Admirable.

¿Cómo pones tú voz al movimiento en tu día a día?

Yo creo que le ponemos voz al movimiento cuando nos permitimos escuchar esa sabiduría orgánica que viene con él. Cuando permitimos que sea expresión dinámica de nuestra esencia en el mundo. Cuando decidimos movernos hacia la salud y el bienEstar.

Bachan Singh

Bachan Singh: Es profesor de Yoga en un centro que él mismo dirige en Castelldefels, EkOngKaar YogaCastelldefels. Soy fiel seguidora de su filosofía pues se acerca mucho a mi mundo. Siempre está para escuchar. El suele decir cuando le preguntan qué tipo de yoga imparte que ¡¡Yoga es todo!! Y me siento completamente de acuerdo con él

¿Como pones tu voz al movimiento en tu día a día?

Permitiéndome sentir cada día un poco más, sin lugar a dudas. Es muy distinto sentir lo que pasa, que pensar lo que hago. Así que siempre que estoy, me abro al sentir.

Sentir en lugar de pensar de manera errante.

Sentir

 Diana Naya

Diana Naya: Profesora de Yoga, mentora, con ella hice el coaching yoga on-line y un retiro en Ibiza, muestra sencillez y coherencia. Es un ser que llegó a mi vida en el momento exacto. Me apoyó, y mostró una mirada al yoga desde la neurociencia que me fascina.

¿Como pones tu voz al movimiento en tu día a día?

“Creo que no hay voz verdadera que no surja desde la quietud. ¡Parece contradictorio que para hablar de voz y movimiento yo quiera hablar de silencio y quietud! Así como el bebé que estará bailando con sus extremidades fuera del vientre de su mamá ha de esperar quietecito en su pequeño espacio, debe la voz verdadera gestarse en silencio, y debe el movimiento íntegro e integrador gestarse en la quietud. En el día a día recordar que menos es más me ayuda mucho a crear el espacio en el que el movimiento necesario se adapta a las circunstancias. Reconocer que cada día las circunstancias y condiciones son diferentes, honrar el principio de parinamavada (impermanencia) para honrar cada momento tal cual es y ponerle la voz que necesita. La voz y el movimiento deben ser adaptativos y creativos, no fijos y preconcebidos. Deben crearse respiración a respiración, momento a momento, día a día.

Ahora te toca a ti.

¿Y tú, cómo pones voz al movimiento en tu día a día?
Te agradezco me lo hagas saber en los comentarios.

Quedo a la escucha. ?
Con amor y gratitud

Si te gustó el artículo suscríbete, no te molestaré mucho.

 

 

Reconoce, aprende y
modula tus patrones respiratorios

¡Suscríbete Aquí y Descárgalo Gratis!



13 comentarios
  1. Núria Pons
    Núria Pons Dice:

    Ya hace años, a través de mi experiencia vital, me di cuenta de que nuestro cuerpo es como un gran mapa dónde nuestra alma manifiesta sus gritos cuando no la escuchamos. El cuerpo enferma cuando no oímos a nuestra alma.

    Llegar hasta aquí me cambió la vida tanto a nivel personal como profesional. Aprendí que se necesita estar en silencio y quieta para escuchar a nuestro verdadero ser, y poder dialogar con él con sinceridad, des del corazón, sólo así tomando conciencia de nosotros mismos, de nuestra vida, y de nuestra salud, podemos entender qué es lo que nos sucede. De nada sirve seguir avanzando en la vida adormecidos, hay que pararse a escuchar, sólo así emprenderemos de nuevo el movimiento consciente, sabiendo hacia dónde vamos y porqué, siendo responsables de los pasos que damos.

    * “En el pequeño intersticio entre dos pensamientos hallamos el ser. Advertimos nuestra verdadera naturaleza en el vacío, en el silencio” *
    Vivir en el Alma. Amar lo que es, amar lo que somos y amar a los que son. Joan Garriga Bacardí (terapeuta Gestalt)

    * “Para volverte sabio debes aprender a escuchar a los perros que ladran en tu sótano” * F. Nietzsche

    Debemos confiar en tomar las riendas de nuestras vidas, de forma consciente, aceptando lo que no nos gusta (aceptar lo que nos gusta no nos cuesta nada pues nuestro niño se ve recompensado sin esfuerzo) y reconciliándonos con lo que la vida nos trae en forma de enfermedad, dolencia, pérdida, miedos… y así seguir creciendo reforzados positivamente.

    Abrazar y amar des del corazón todo aquello que nos conforma como seres, pues lo que rechazamos lo convertimos en ajeno, es lo que se llama PROYECCIÓN. Se lo asignamos a los demás y nos alejamos de nosotros mismos empobreciéndonos, en cambio si nos responsabilizamos de nuestros actos y de los aspectos proyectados, ganaremos autoestima, grandeza y espacio interior, nos sentiremos libres de lo que somos y de lo que sentimos, libres de prejuicios y de autojuicios.

    * “Quien no es dueño de sí mismo no es libre” *Epicteto

    Todos nos hemos preguntado alguna vez: ¿Porqué me duele tanto la espalda?, o bien ¿porqué me acontecen esos ataques de asma? incluso, ¿porqué esas crisis de ansiedad, o ese estado depresivo? O ¿porqué siempre se me repiten los mismos patrones en la vida? ¿Qué he hecho?

    Y si en vez de hacernos estas preguntas nos escucháramos en silencio y nos preguntáramos: ¿Qué carga llevo en mí que me dobla la espalda? – ¿Cómo me relaciono con el entorno para que se cree una barrera a través de mi respiración? – ¿Qué no estoy aceptando o a qué me obligo a aceptar en contra de lo que yo necesitaría?- ¿Desde qué espacio me estoy relacionando con la vida?
    Seguramente así, los pasos siguientes serian conscientes y le estaríamos poniendo voz al movimiento.

    Las medicinas nos pueden ayudar en momentos concretos, pero no son la panacea (Panacea: diosa griega de la salud que tenía la capacidad de curar todos los males), no hay que olvidar que la naturaleza por si misma tiene capacidad de curar (Vix medicatrix naturae), que la alimentación es (una medicina) muy importante y hay que ser consecuente con ella.

    En mi recorrido vital, hasta hoy, la vida me ha llevado a situaciones, traído experiencias y cruzado con personas que me han ayudado a crecer, pues estamos todos conectados como en una gran red en la que nos vamos entrecruzando,
    y Maite es una de ellas, a quien agradezco que esté aquí, a quien considero una gran profesional y una mejor persona, y a quien tengo en mucha estima y con quien espero poder seguir compartiendo a lo largo del camino para seguir creciendo. Muchas gracias.

    Núria Pons
    Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Medicina y salud integrativa.
    Mallorca.

    Responder
  2. Luz Marina Rayo
    Luz Marina Rayo Dice:

    Buena tarde…cuando leí este tema me gustó mucho pero a la vez sentí mucha frustración pq no se ni siquiera como empezar. Tengo conflictos que se están viendo reflejados en mi salud física y mental y me siento en un túnel que no tiene salida.

    Responder
    • maite
      maite Dice:

      Hola Luz. Muchas gracias por nutrir este espacio con tu comentario.
      Desde mi experiencia, lo más importante es darse cuenta, una vez que lo haces, se abren caminos, te sientes libre para elegir si quieres seguir así o no. Por lo que dices, ya te das cuenta de muchas cosas….

      Con amor y gratitud.
      Maite Galende

      Responder
  3. Susana
    Susana Dice:

    Hola Maite, me encanta leerte, me resulta muy inspirador. Cuando dices que la voz y el movimiento tienen que ser adaptativos, y honrar cada momento, y adaptarse, lo entiendo desde un lugar profunda, consciente, y suena como una semilla que brotara y crecerá. Mil gracias por compartir.

    Responder
  4. Alejandra
    Alejandra Dice:

    Si,no es casualidad que me encontrara con este tema,desde hace muchisimo vengo buscando ser buena amiga mia,y hoy justo,con mucho dolor en mis hombros ,pienso y atieendo como bajar el dolor,respiro despacio y leo lo que udes ponen y parece q respiramos por separado y junto.,cada vez trato de buscar mi paz y si puedo respirar desde el abdomen lo logro

    Responder
    • maite
      maite Dice:

      Hola Alejandra¡¡

      Qué bueno lo que dices¡¡ muy nutritivo para mi y para todos¡¡ seamos amigas de nosotras mismas. Gracias

      Maite Galende

      Responder
  5. Ana Esther
    Ana Esther Dice:

    Me ha gustado mucho como escribes y lo que dices
    Yo he llegado a la conclusión de que en el el mundo no hay dos personas que creen igual aunque se parezca
    Yo no se tanto como tu de cuerpo ni como controlarlo, pero si se que escucha
    Yo creo en el Yo Soy que llevamos dentro
    Creo en la glándula pineal que de hecho tenemos y es todo un laboratorio farmacéutico
    Y creo que la mente es poderosa
    Te voy a contar una anécdota que me pasó ayer:
    Se cayó de una escalera unos alicates y me dieron en el dedo gordo del pie
    Y yo con ese lenguaje cañi de Vallecas (como dice Any)
    Dije aunque suene a coña (glándula hechame un cable que no es el momento y no estamos para leches😀)
    Bueno morao está hoy bastante menos y no me duele nada
    Se que el cuerpo escucha y los estados de ánimo influye mucho
    Me gusta mucho tu proyecto
    Muchos besos 😘 😘 😘 😘 😘

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *