La naturaleza y la transformación a los 40

 

¿Has pasado la barrera de los 40 años?. ¿Notas que tu piel, tus uñas, tu pelo, tu cuerpo no es el mismo?. ¿Sientes ese desgaste emocional y que con él a tus espaldas no te permites avanzar o avanzar de una forma nueva?

 

Si observamos la vida con atención a través de la naturaleza, esta nos está hablando continuamente y responde a muchos de nuestros conflictos diarios. Tal vez ya lo sepas, y hoy te traigo una leyenda de la naturaleza que a mí, no me dejó indiferente.

 

El águila, es el ave de mayor longevidad entre las criaturas de su especie. Vive 70 años, pero para alcanzar esa edad, al llegar a los 40 ha de tomar una seria y difícil decisión, pues cuando llega a los 40 años, sus uñas están muy juntas y flexibles y no consigue aferrar a sus presas de las que se alimenta. Su pico largo y puntiagudo se curva hacia su pecho, sus alas están envejecidas y pesadas y sus plumas, gruesas.

 

¡Volar se la hace ya muy difícil!

Entonces el águila sólo tiene dos alternativas; morir o enfrentarse a un doloroso proceso de transformación que durará 150 días. Este proceso consiste en volar hasta la parte más alta de una montaña y quedarse ahí, en un nido, cerca de una pared.

A continuación, el águila comienza a golpear su pico contra la roca hasta que consigue arrancarlo. Luego, espera el crecimiento de un nuevo pico con el que se arrancará una a una todas sus uñas. Cuando sus nuevas uñas crecen comienza entonces a desplumarse de sus viejas plumas y espera hasta que renace su nuevo plumaje. Tras cinco meses emprende su vuelo de renovación y

¡A volar 30 años más!

¿Te suena oyente?, la transformación es necesaria para poder continuar. Detenernos en algún lugar para mirar hacia dentro, sacarnos el pico sería como preguntarse; ¿es necesario seguir hablando de lo mismo? Las uñas nos pueden ayudar a ver a qué nos aferramos y si hoy es necesario hacerlo.

El águila aquí nos ayuda a que cada cambio nos plantee una respuesta interna y externa, cambiar para lograr volar más alto, hacia un gran vuelo, hacia nuestro interior.

En este podcast te cuento cómo hacer la postura de Gurudàsana (el águila) de Yoga, una postura que desarrolla el discernimiento a través de la mirada y su apertura del corazón nutre nuestra fortaleza interna guiándonos más allá de las apariencias para encontrar la verdad.

Recuerda que puedes hacerla de pié (Portada) o bien tumbado en el suelo (en esta versión el equilibrio no se trabaja pues se está a favor de la gravedad. También puedes realizarla en una silla, o bien te sientas en el borde de la misma, o bien sabiendo que está tras de ti, no la utilizas.

Si te apetece, cuéntame en los comentarios cual es o ha sido tu transformación.

Seguimos en movimiento…

 

Reconoce, aprende y
modula tus patrones respiratorios

¡Suscríbete Aquí y Descárgalo Gratis!



0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *