Perdónate

Es relativamente fácil perdonar a los otros, al menos para mí. Sin embargo, cuando se trata de perdonarme a mí misma, la cosa cambia. Llegan las culpas, el miedo al castigo, en fin, un sistema de creencias que se estableció en su momento y que si bien en su momento fueron útiles (ni buenas ni malas), alguna de esas creencias las sigo cargando hoy sin ninguna utilidad en mi presente, más bien es un lastre.

Liberar la mochila de culpas me hace libre, lo sé, pero ¿cómo lo hago? ¿cómo dejar de sentirme culpable?. Aquí te cuento los recursos que utilizo.

Soy tan libre como sea capaz de asumir (Sanam, esencia divina).

Primer recurso propuesto: Recapitular

Entiendo que las emociones están ahí como  información de un estado interno, pero ¿las escucho? Devolverme a recapitular mis miedos, me ayuda para saber a qué miedo básico me estoy enfrentando.  Mi querida Maestra Sanam (Angela para los amigos alumnos), nos suele decir que detrás de todo miedo, hay una negación de un potencial del Ser, que tras el miedo está la luz.

No puedo estar más de acuerdo. Mi miedo es la culpa, soy mi propio juez, y muchas veces me juzgo como culpable, también sé que es una conducta aprendida, pues los  pensamientos (negativos), están asociados a creencias que Ya No Tocan.

Toca perdonarme. Perdonarme para mí es comprender que hice lo que hice con la conciencia que en ese momento tenía y punto, ni malo ni bueno, sino preguntarme: ¿Es útil hoy para mí pensar así?. Afortunadamente hoy se con claridad que No Soy Mis Pensamientos y que puedo elegir qué pensamientos tener y cuáles no.

!Cuidado¡ :Recuerda que tener conocimiento del hacer no es hacer

Segundo recurso propuesto: Escritura

Me ha servido mucho también la escritura. Escribir es ordenar mis pensamientos que seamos sinceros, casi todos tenemos pensamientos, (aún no he conocido a nadie que no los tenga). También conozco mucha gente que los tiene, pero los suelta; los observa y los deja marchar. (Ahí ando….)

Pues yo hago lo mismo al escribirlos. Si mi pensamiento es energía y con la palabra doy forma a esa energía (mi actitud sería explosiva), así que hasta que aprenda a hablarme con claridad, sabiduría y amor y mientras aprendo la Habilidad del Silencio,  los escribo, y así la cosa cambia, pues ya no queda energía contenida. Para ello te recomiendo el libro El camino del Artista.

Tercer Recurso propuesto: Respiración Consciente

Otra herramienta que me ayuda es la respiración CONSCIENTE, ya que limpia la energía, es alcalina y ¡¡¡GRATIS!!!. A veces pienso que si todos vosotros supierais bien lo que puede hacer por vosotros una respiración consciente, muchos de nosotros estaríamos en paro..

Cuarto Recurso propuesto: Meditación

Y por último meditar. Meditar el perdón. Meditar para mí es un proceso de atención constante.  Existen infinitas posibilidades de hacerlo, por ejemplo Hoponopono, encontrarás en internet mucha información sobre el tema.

Yo he elegido una de Louise Hay que me encanta y me ayuda mucho, me he permitido grabarla y subirla a mi sección de podcast, así que la encuentras en esta misma web, y por si te es más fácil, aquí:  Perdónate.

La primera vez que la escuché lloré de emoción, así que al instante supe que tenía energía contenida en el llanto y claro, me permití liberarla. A muchos de mis alumnos les ha sucedido lo mismo. Si te ocurre lo mismo, llora y libérate, tu cuerpo te lo agradecerá.

Mira y reconoce lo que has caminado, con la claridad de que te queda camino, pero a través del propio reconocimiento de lo caminado, nos ayudamos a seguir caminando en lugar de parar y quedarnos anclados con la culpa, etc..

Falta darnos cuenta, de que no nos falta nada….

Con amor y gratitud

 

 

 

 

Reconoce, aprende y
modula tus patrones respiratorios

¡Suscríbete Aquí y Descárgalo Gratis!



2 comentarios
  1. Núria Pons
    Núria Pons Dice:

    Hola preciosa,

    Comparto contigo que no somos nuestros pensamientos y añadiria que ni tan siquiera nuestras emociones tras las cuales nos perdemos y acabamos juzgando incluso a nosotros mismos cuando deberiamos tratarnos con un amor exquisito pues siempre hacemos lo que sabemos con la conciencia del momento. A partir de aquí si podemos aprender de cada hecho pera tener más conciencia más sabiduria y menos apego en general, pero no deberíamos juzgarnos.

    Un abrazo enorme. Besos.
    Núria.

    Responder
    • maite
      maite Dice:

      Hola Nuria¡¡

      No puedo estar más de acuerdo, salvo en el debería pues la forma en la que me hablo me permite también darme cuenta de en qué punto estoy, cambiaría el debería por estaría bien para mi dejar de juzgarme. Con respecto a ser conscientes de la propia consciencia LK Movimiento Inteligente me ayudó mucho a mirarme y comenzar a valorarme.

      Muchisimas gracias por tu aportación, valiosa para mi.

      Un abrazo desde el cariño.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *