Yoga en una Dieta Antiinflamatoria

Sino lo sabes, te cuento que tengo una hermana gemela, y esto me lleva a colaborar o ir de la mano con gente que me aporte valor y al mismo tiempo darlo.

Es bueno? a veces, es malo? a veces…

Así encontré a Antonio, experto en nutrición. Hay muchos expertos, sin embargo en él encontré que no hay una dieta para todo el mundo, sino que te enseña las herramientas para que encuentres la tuya, de forma que no te hace “dependiente”. Así que realicé su programa de nutrición y comencé mi colaboración con él.

Tómate un té y comienza a leer, pues no tiene desperdicio el regalo que me nos ha hecho y que desde aquí agradezco de corazón.

¿Qué regalo?

Ha escrito este post para mí y para tí, en el que de la mano de su experiencia nos muestra lo importante del Yoga en una dieta Antiinflamatoria, aquí lo tienes

Yoga en una Dieta Antiinflamatoria

Soy Antonio Silvestro, creador de www.antoniosilvestro.com.

Lo confieso, la nutrición es mi pasión y mi vida.

Vengo de una familia en la que la alimentación es la base de los encuentros sociales. Este factor, junto con el inicio de una dieta vegetariana, fue el detonante que me permitió ver la relación directa entre mi alimentación y mi estado físico, emocional y mental.

Vivo viajando por el mundo con mi familia, y siento que ésta es y ha sido mi mayor escuela. También me he formado profesionalmente en el “instutute of integrative nutrition” de Nueva York, donde entendí que no hay una dieta perfecta para todos y que cada cual necesita encontrar la suya.

Todas las personas tenemos el derecho y el potencial de levantarnos cada mañana llenas de energía y, si no es así, tal vez la dieta sea el motivo.

Hace 7 años mi cuerpo me bloqueó. Estaba calentando antes de una actividad física y noté un pinchazo en la parte baja de la espalda y después una inflamación que se extendía poco a poco por toda la zona alrededor, hasta llegar a la pierna. En las semanas posteriores no podía andar y, cada vez que me sentaba, era un infierno y nunca estaba cómodo. Incluso dormir y descansar me resultaba difícil.

Estuve investigando; la ciática fue la primera razón que encontré, luego resultó ser una hernia discal. Hice fisioterapia, un tratamiento homeopático, acupuntura, … todo me ayudaba, me aliviaba los dolores, pero, aunque de forma suave, ese bloqueo seguía conmigo. A los meses empecé a viajar con mi pareja por el mundo, y, entre la mochila enorme que tenía y los km recorridos andando, el problema empezó a intensificarse.

Viajando por Nueva Zelanda, visitando muchos proyectos y centros de bienestar y yoga, empecé a practicar yoga de manera más contínua. Eso me permitió controlar el dolor y poco a poco salir de ese bloqueo. La flexibilidad fue la clave. Hoy en día no tengo dolores, sigo practicando yoga en las clases de yoga que hace Maite para mi plataforma http://www.antoniosilvestro.com/yoga, llevo una dieta antiinflamatoria y sin tóxicos (fue entonces cuando  empezó a interesarme la nutrición).

Gracias a todo eso me siento libre, porque ese dolor lumbar ya no me pertenece ni tampoco a mi momento presente.

Qué es la inflamación?

La inflamación es una parte vital de la respuesta del sistema inmunitario a las lesiones e infecciones. Es la manera que el cuerpo tiene para avisar al sistema inmunitario y sanar y reparar el tejido dañado, así como también nos defiende de los invasores extraños, como virus y bacterias.

Sin la inflamación como respuesta fisiológica, las heridas se pudrirían y las infecciones podrían llegar a ser mortales.

Sin embargo, si la respuesta inflamatoria ocurre en lugares donde no es necesaria, puede volverse problemática. La inflamación crónica se ha relacionado con ciertas enfermedades, como la enfermedad cardíaca o cerebrovascular, y también puede provocar trastornos autoinmunes, como la artritis reumatoide y el lupus.

Es muy importante llevar una dieta antiinflamatoria o mejor dicho, un estilo de vida antiinflamatorio (el estrés favorece la inflamación) para mantener la inflamación bajo control.

La importancia de seguir una dieta antiinflamatoria

Cuando ingerimos alimentos procesados, aditivos alimentarios, productos químicos, edulcorantes artificiales, jarabe de maíz y otros alimentos inflamatorios, se crea un ambiente tóxico que irrita tu cuerpo.

Estos alimentos y sustancias inflaman el tracto intestinal, muchas veces de forma asintomática. Y dicha inflamación está relacionada con problemas como la depresión, la ansiedad, la falta de motivación y de energía, las alergias, las enfermedades cardíacas, la diabetes tipo 2, la presión arterial alta o la apnea del sueño.

Por tanto, la mejor forma de prevenir estos problemas es tener una buena dieta, una dieta antiinflamatoria (te puedes descargar el Ebook sobre la Dieta Antiinflamatoria gratuitamente en mi web www.antoniosilvestro.com).

La alimentación para una correcta práctica del yoga

La nutrición es el medio principal y fundamental que nos cura para sanarnos. Si tienes esto en orden, entonces todas las demás modalidades, como la terapia del yoga, funcionarán de manera mucho más efectiva.

En mis viajes me he encontrado con muchos terapeutas de yoga y noté en algunos de ellos síntomas de cansancio y agotamiento. Me dí cuenta de que es porque practican yoga, pero no comen de una manera afín a esa práctica. Si lo hubieran hecho, entonces se verían diez años más jóvenes y tendrían más energía.

Yoga como parte de un estilo de vida antiinflamatorio

Pero es cierto también lo contrario. Si comes estupendamente y de manera impecable, pero luego llevas un estilo de vida sedentario, comer bien no te servirá de mucho y te faltará siempre algo que va más allá de la comida.

  1. Movimiento y flexibilidad

Lo creas o no, el estiramiento es un tema que se ha puesto de moda en los últimos años en la industria del fitness y no es una casualidad.

Estudios recientes han demostrado resultados significativos sobre el estiramiento antes y después de un entrenamiento porque disminuye el dolor muscular.

Sin embargo, el estiramiento y la flexibilidad tienen otros beneficios que van más allá de reducir el dolor muscular. También aumenta el flujo de sangre a los músculos y mejora la circulación general, lo que puede ayudar a proteger contra enfermedades como la diabetes y las enfermedades cardíacas.

Un estudio de 2009 en el American Journal of Physiology mostró que para las personas de 40 años o más, la flexibilidad en el cuerpo estaba acompañada por la flexibilidad en las arterias, lo que reducía el riesgo de enfermedad cardiovascular e incluso la muerte.

  1. Yoga para alcalinizar tu cuerpo

No hace falta leer mucho libros o artículos sobre nutrición para descubrir que comer alimentos alcalinos es esencial para la curación y la salud.

Hablé sobre esto en el artículo en mi web llamado “DIETA ALCALINA, una forma de comer que equilibra tu cuerpo”.

Si el contenido de ácido en la sangre se vuelve excesivo, esto altera el corazón, el hígado y los riñones. En el corazón, la acidez aumenta el grosor y la viscosidad de la sangre, lo que dificulta la circulación y debilita indirectamente el corazón.

En el hígado, el exceso de acidez requiere más trabajo para desintoxicar y limpiar la sangre y, por lo tanto, el hígado se debilita.

Debido a que el glucógeno se fabrica y almacena principalmente en las células del hígado, una persona con un hígado debilitado, se sentirá débil y tendrá menos energía.

En los riñones, la acidez aumenta los diferentes materiales de desecho que se encuentran en la orina, lo que puede llevar a la producción de cálculos renales.

Con el ejercicio físico y especialmente con el ejercicio aeróbico o cardiovascular, oxigenamos nuestro organismo y especialmente cuando lo realizamos al aire libre y en plena naturaleza.

El yoga en específico produce alcalinidad en nuestro cuerpo y ayuda a eliminar las sustancias ácidas y las toxinas que se acumulan en nuestro cuerpo. Además es esencial para poder activar el sistema linfático, conseguir un cuerpo más alcalino y poder mantenerlo de ese modo.

  1. Respirar para aliviar el estrés

La respiración, tal y como se valora en el yoga, ofrece una manera extremadamente simple, efectiva y conveniente para aliviar el estrés y revertir la respuesta del cuerpo al mismo, reduciendo los efectos negativos del estrés crónico.

Ejemplos de estrés no saludable incluyen la recuperación inadecuada de cualquier tipo de estrés físico, mental y emocional.

Esto podría estar relacionado con la falta de ejercicio, la preocupación constante y los pensamientos repetitivos de naturaleza negativa, e incluso con emociones como la depresión y la ansiedad.

El estrés prolongado conduce a una subida de los niveles fisiológicos de cortisol. Esto altera la efectividad de esta hormona para regular tanto la respuesta inflamatoria como la inmunológica.

Al igual que la inflamación, el estrés es beneficioso, aunque cuando se vuelve crónico, puede conducir a la degradación constante del tejido, alteración del sistema inmunológico y a una respuesta inflamatoria no saludable.

Conclusiones

Practicar yoga, al igual que llevar una dieta antiinflamatoria son partes igual de importantes en la salud integral del ser. Como una mesa que tiene 4 patas para que sea estable y en equilibrio, también nuestro cuerpo necesita el sostén en varias áreas de nuestra vida.

La alimentación saludable y comer bien constituyen sólo una pata de la mesa y si queremos llegar a una salud integral y tener un sostén completo, tendremos que atender a  las otras 3 patas, que para mí son la actividad física, la carrera profesional y las relaciones.

Por eso, en mis consultas y con mis clientes intentamos valorar también otros aspectos y cuando hablamos de la actividad física lo primero que aconsejo es la prácticas del yoga. Después de leer este artículo podrás entender el por qué…

Espero haberte podido ayudar un poco en este aspecto porque, como siempre digo, la salud está en nuestras manos o, más bien, en nuestro plato.

 

 

 

 

Reconoce, aprende y
modula tus patrones respiratorios

¡Suscríbete Aquí y Descárgalo Gratis!



0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *