Yoga y anatomía de un problema

yoga y anatomía de un problema

¿Tienes algún problema? ¿Te gustaría solucionarlo?

Este post está dedicado a todos aquellos que crean tener un problema y quieran aprender a transitarlo.

 ¿Sabemos qué quiere decir Problema?

Definiciones de anatomía de un problema

Un problema es un determinado asunto o una cuestión que requiere de una solución.

Por ejemplo:
Son numerosos los problemas de salud que existen: físicos, mentales, agudos, crónicos…Todos ellos suponen que el paciente que los sufre tenga que recurrir a un médico quien se encargará de estudiar qué le sucede, de hacerle las pertinentes pruebas y finalmente de determinar su correspondiente tratamiento. Un ejemplo de ello podría ser el siguiente: “Julia tenía un problema de salud relacionado con sus articulaciones por lo que irremediablemente tuvo que someterse a una intervención quirúrgica”.

Para la filosofía, un problema es algo que altera la paz, el equilibrio y la armonía de quien o quienes lo tienen. Dentro de la religión, en cambio, un problema puede ser el resultado de una contradicción interna que se suscita entre dos dogmas (¿cómo un Dios omni-benevolente y todopoderoso permite la existencia del sufrimiento?).

Las matemáticas hablan de problemas cuando hay preguntas respecto a una estructura o un objeto, cuyas respuestas necesitan de una explicación con su correspondiente demostración. Esto quiere decir que un problema matemático se resuelve al hallar una entidad que posibilite la satisfacción de las condiciones del problema.

Pues bien, aclaradas las definiciones, ¿que te parece si te digo que los problemas NO EXISTEN? Si, has leído bien, NO EXISTEN.

Fíjate bien cómo la palabra problema es de carácter masculino y la palabra solución es femenina.

Pareciera que el problema viene de nuestra parte “masculina” y la solución de nuestra parte “Femenina”. ¿Si?

Seguramente sea así porque cuando utilizamos los dos géneros; masculino y femenino, el equilibrio está implícito a partes igualitas. Ya que los problemas, insisto, NO EXISTEN.

¿Cómo que no Maite? Seguro que te lo estás preguntando (salvo que al igual que yo también indagaste).

Un problema solamente crees que existe cuando la solución (QUE VA IMPLÍCITA EN EL PROBLEMA) no te gusta, no la aceptas, la rechazas, etc. Entonces lo que llamamos problema se queda, cuando el problema ni quiere quedarse, ni quiere existir.

El problema lo creamos nosotros. Llega cuando no queremos ver la respuesta. Cuando nos peleamos con la realidad, cuando queremos controlarlo todo, pues esa respuesta nos muestra algo (solución), que hemos de observar, mirar, mover, aceptar, modificar.

Además, la vida, nuestro ser, consciencia, universo, o como respetuosamente lo llames (pues es otro nombre más), nos permite elegir entre infinitas posibilidades. Como mínimo 2. 🙂

Lo que si que es cierto es que a veces la respuesta o solución nos lleva hacia una transición qué menos que difícil.

Por ejemplo, cuando es nuestra salud o la de alguien cercano (familiar), que no tiene vuelta atrás. Diríamos la muerte. Aquí no hay un problema lector, lo que hay es una aceptación difícil y tal vez compleja en función del grado de apego que se tenga, (emocional, económico, afectivo, etc).

En el caso de muerte de alguien cercano o de un familiar por ejemplo, podríamos decir que además de aceptar el vacío que deje la persona que se va, hay que aceptar el dolor, la tristeza, el movimiento que requiere o la sacudida, el apego. Si el que muere soy yo, aceptar que así es, aceptar la despedida, el miedo de la incertidumbre, el apego.

A lo incómodo lo llamamos problema. Pero no existe lector, es la solución la que no nos gusta. En el momento que la solución es aceptada nos guste o no, el problema desaparece. De hecho, nunca existió.

Ninguna de las dos existen:  Son experiencias.

Y tu lector, ¿qué tienes? ¿Problemas o Soluciones incómodas?
Cuéntamelo si te apetece, y nutrimos este espacio.

Te dejo una meditación especial aquí o aquí, para ayudarte a solucionar los problemas. No te dejará indiferente.

Con amor y gratitud

Reconoce, aprende y
modula tus patrones respiratorios

¡Suscríbete Aquí y Descárgalo Gratis!



16 comentarios
  1. Ani
    Ani Dice:

    Hola Maite¡¡,
    Cuanta razón en lo que dices, aunque veo tan complicado en ocasiones llevarlo a la práctica¡, tal vez tendríamos que tener a mano algúna herramienta que de algúna manera nos recuerde esa frase tan bonita que pones al final.
    La meditación que ya conocía, me encanta
    Gracias por compartir

    Responder
  2. Livia
    Livia Dice:

    Querida Maite,
    qué tengo yo? Problemas? No, no, si no existen!
    Tengo soluciones incómodas !
    Tú articulo me está haciendo pensar!
    Gracias por publicarlo!

    Responder
  3. Patricia Othaz
    Patricia Othaz Dice:

    muy bueno Mayte, gracias desde argentina. ademas de lo original y creativo de tu propuesta, me hiciste reir muucho, abrazo grandote

    Responder
    • maite
      maite Dice:

      Hola Patricia¡¡ Muchas gracias. Me alegra saber que a todos nos pasa lo mismo, en cuanto quitamos leña, el fuego amaina¡¡. Un abrazo para ti también.

      Responder
  4. Paqui Sánchez Alvaro
    Paqui Sánchez Alvaro Dice:

    Maite genial !!!me encanta y me has echo replantearme mis soluciones incomodas,😊 Gracias,Gracias,Gracias un abrazo enorme🙅‍♀️

    Responder
  5. Mari-Carmen
    Mari-Carmen Dice:

    Hola, preciosa Maite,
    Me ha encantado tu post. Es tan real que sorprende por su lógica, su coherencia. Me has destapado justo lo que yo necesitaba ya que llevo varios meses con el arranque de no poder tomar decisiones a mis problemas que daban vueltas como en la lavadora (mi mente), y jamás podía tomar un camino. Ahora lo veo de una forma muy práctica, es sencillo comprenderlo y mi mente lo ha captado. Ahora estoy más en la realidad y no tan apegada a esos supuestos “problemas”. De echo, el apego ha desparecido. Ahora toca la aparente “solución”. Mil gracias, compañera de LKMI. Besos y abrazos, corazón. Tu ayuda ha sido muy positiva. Gracias.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *